fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¡Basta De Complacer A Los Demás!

¡Basta de complacer a los demás!

Ayer escribí sobre lo que sucede cuando nadie espera nada de ti. Fue casi inmediato el que varias personas me escribieron sobre cómo esa creencia ha impactado su vida. Otros me escribieron preguntando: ¿qué sucede cuando es todo lo contrario; el peso que cargas es tan pesado que no puedes sostenerlo?

Esa pregunta es una que suelo escuchar con mucha frecuencia en talleres y en sesiones de coaching. Si te preguntaras honestamente lo siguiente: ¿a quién no has querido decepcionar en tu vida? Cuidado con responder reactivamente «a nadie o a mi mismo». Tú no aprendiste eso solo. Eso lo aprendiste porque lo viste en alguien; o asumiste ese rol tal vez por ser el mayor; el que tuvo que hacerse cargo de la familia por un divorcio, una muerte o una enfermedad; por que alguien te asignó ese rol; o como todo el mundo en tu linaje estudió o hizo algo similar, tú eres el siguiente en la fila para igualarlo o superarlo.

Si pudiera contar la cantidad de personas que han estudiado una carrera (o la profesión) que sus padres quisieron, pero no la que ellos realmente querían, el número o la lista sería tan grande que ocuparía este espacio. Si pudiera decirte el número de personas que tienen paredes repletas de títulos, grados, post grados y certificaciones buscando la aprobación, validación o el reconocimiento de uno de sus padres, abuelos o hermanos, no terminaría.

Una cosa es la expectativa que tus padres puedan tener de ti; otra cosa es el papel que tú eliges jugar ante ellas. ¿Quién dijo que tú vienes a esta vida a cumplir o satisfacer las expectativas de otros? (No importa que sean la de tus padres). Una cosa es ser un buen ser humano, tener valores y no dañar a la gente; otra cosa es vivir queriendo cumplir o satisfacer las expectativas de ellos. No sólo es un mito urbano, sino el daño que te haces es enorme.

En el momento en que crees que la opción más significativa en tu vida es satisfacer las expectativas de otro, es la manera más rápida para victimizarte y poder culpar a otros por vivir una vida que nunca fue tuya. Es una manera de tener el «síndrome del impostor», de lo que ya escribí hace mucho tiempo al respecto. Es vivir con un sentido de resignación, impotencia o ira porque te sientes desprovisto de tu más preciado recurso: tu libertad.

Vivir tu vida temiendo herir, lastimar o no decepcionar a alguien es una manera poco auténtica de relacionarte con las misma personas que dices que quieres cumplir con sus expectativas. Si tu creencia es que «debes ser lo que ellos esperan de ti, pero no ser quien tú quieres ser», eso implica que tu relación es basada en una imagen, en un superficialidad y cumplir con unas normas sociales. Esa base se origina en el miedo. Tal vez es hora de revisarla y romper con ella.

¿Qué papel juega la honestidad, la autenticidad o la simple verdad de no querer eso para tu vida? Lo triste es que muchos viven en la conspiración del silencio. Lo que una vez un gran filósofo dijo que es: «la callada desesperación en la que vivimos». Es como pensar que nunca vas a ser la persona que viniste a ser a este mundo y por esa expectativa nunca vas a poder reclamar tu esencia. ¡Basta!

Imagínate que el día que mueras tu epitafio diga: «Aquí yace el que vivió para complacer a otros. Vivió temiendo reclamar la persona que realmente era, porque eso implicaba romper con el cordón umbilical de ser un hijo y convertirse en un ser humano libre, capaz y autónomo que vino a ser a este mundo. Fue la excusa perfecta para vivir una vida a medias y nunca sentir la plenitud del vuelo que toda persona requiere reclamar para afirmar su existencia. Que descanse en paz porque desperdició su vida buscando la paz para otros, menos para si mismo».

Estás a tiempo de escribir el epitafio que te mereces y no perpetuar el mito urbano que vive en tu cabeza del cual crees que no puedes liberarte. ¿Qué vas a hacer al respecto?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #creencias #mitos #abundancia #merecer #blogger #anquiro #miedos #complecer #autenticidad

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.