fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Aprender A Amar

Aprender a amar

Que mucho me falta por aprender. Si, en lo más básico y esencial. En el aprender a amar. Y no me refiero al plano pareja única o particularmente, sino en el gran aspecto de la palabra amar.

Ayer hablaba con mi terapeuta y me mencionó un libro que había leído ya dos veces y el año pasado volví a comprarlo. Se refería a “El Arte de Amar”, de Erich Fromm.

En el libro, Fromm habla de la importancia de un ser humano a realmente aprender a amar. Si uno quiere aprender cualquier cosa, requiere estar dispuesto a pasar por tres etapas.

La primera es el dominio de la teoría. Y no la teoría de la que hemos sido sujetos por Hollywood, la iglesia, el Gobierno, nuestras familias o la sociedad. Realmente aprender lo que es el amor más allá de las uniones simbióticas.

Aquí debo admitir que he perseguido, al grado de la inconsciencia y la negación, muchas de estas formas que no son amar. De vivir el enamoramiento, de hasta aprender a elegir a la persona cuando este comienza a languidecer. Pero me ha faltado asumir una actitud de disciplina y constancia para llegar a la segunda y, más importante, la tercera.

El dominio de la práctica es la segunda etapa. Pero para llegar a una práctica realmente auténtica y congruente, requiere avocarse a soltar y desprenderse de la teoría simbiótica en la que andamos sumidos constantemente.

Esas prácticas donde buscamos enaltecer el amor en una especie de premio, trofeo, logro, estatus, admiración, condición o estado que provoca los apegos, los miedos, la carencia o la separación. En muchos aspectos puedo decir que tengo hasta Maestria o post grados en este aspecto.

¿Cuando sabemos si realmente estamos en la práctica adecuada? En el momento en que teoría y práctica se funden en uno. Cuando la intuición comienza a mostrar la manera en que es parte esencial del dominio del arte, según Fromm.

Aquí es cuando se abre la tercera etapa. Que el dominio del arte de amar sea de fundamental importancia. Cómo lo es la medicina para el medico, la pintura para el pintor, la carpintería para el carpintero o la escritura para es escritor. Por eso mucha gente se resigna al amor, por no querer aprender a dominar el arte del amar. Auch.

Si de algo he pecado en más de una ocasión es la de querer ver el amor como la consecución de la unión simbiótica. Verla como un objetivo, de querer recibir. De la manera que sea.

Fromm habla que amar realmente debe ser “en contraste con la unión simbiótica, el amor maduro significa unión a preserver la propia integridad, la propia individualidad. El amor es un poder activo en el hombre, un poder que atraviesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás”.

“El amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separación, y no obstante, le permite ser él mismo, mantener su integridad. Es la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos”.

Es aprender a convertir el amor “de una actividad que meramente busca atrapar algo externo que lo motiva, a un espacio que puede ser pasivo, contemplativo y conectado donde el hombre se experimenta a si mismo y su unicidad con el mundo”.

Aprender que amar es un “estar continuado y no un súbito arranque”. Darse cuenta que amar es dar, no recibir. Constituye la más alta expresión de potencia. Donde la vitalidad se exalta de dicha y el individuo se experimenta a sí mismo como desbordante, pródigo y dichoso, agrega Fromm.

Por eso digo que me falta camino por recorrer. Aprender primero a trascender mi humanidad, mis narcisismos o mis inseguridades. A realmente adquirir fe en mis capacidades, regalos y confiar en mi habilidad de lograr dar sin miedo.

Eso implica cuidado, responsabilidad y auto respeto. Como dice el propio Fromm: “el amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos”. De cierta manera es mirar adentro, a ti y reconocer cómo quieres darte al mundo y hacerlo. Crecer ese amor y honrarlo y ver cómo eres capaz de amar a quien sea desde ese espacio. ¿Que vas a hacer al respecto?

Aprender a amar es algo continuo.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. El amarme para ver si me aman es un tema difícil, no hablo de narcisismo hablo de que amar auténticamente desde la conciencia que si estoy en tu vida o tu en la mia complementamos una amor pero no estando también somos ese amor que requerimos.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: