fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Alinea Tu Universo Interno

Alinea tu Universo interno

«Siempre vas a recibir lo que crees, no lo que quieres», Ernest Holmes

Esta frase puede ser cuestionada, pero si la miras con honestidad y humildad, es una gran verdad. Dice mucho sobre tres cosas que todos queremos: resultados, acciones y propósito. Puse el orden de estas últimas tres palabras en ese orden, aunque deben ser invertido (propósito, acciones y resultados), ya que vivimos persiguiendo resultados todo el tiempo.

Si tomas un momento para mirar honestamente la manera en que cierras el año, en todos los aspectos de tu vida, ¿qué estás recibiendo? ¿Qué resultados emocionales, mentales, espirituales, económicos, familiares, de pareja, profesionales, personales y todo lo que es importante para ti muestras? No vayas a responder con cómo te sientes en estos aspectos, sino qué dice el Universo físico en estos aspectos.

No hago la pregunta para comparar, señalar o juzgar, sino para mirar objetivamente la manera en que cierras el año. Personalmente, ha sido un año duro y de muchos retos para mi, especialmente a nivel profesional, económico y con algunas relaciones en mi vida. Parte era de esperarse, al tener que comenzar a crear de la nada formas de generar ingresos y moverme de nuevas formas en un mundo que está cambiando. Otra parte ha sido aprender a nadar en otro tipo de océano. De eso te explico más adelante.

El esfuerzo no siempre se traduce en recompensas o resultados.

Tu puedes esforzarte mucho, pero es no quiere decir que va a producir resultados. Especialmente los que quieres. ¿Has estado alguna vez en una relación que sabías que no funcionaba, pero por no querer terminarla, te quedas y luego al final te sientes cansad@, utilizado o no valió la pena? Por no querer terminar las cosas, terminas pagando un precio muy alto. Cansancio, frustración, impotencia, incredulidad y dejar de creer en nuestros sueños son algunas de ellas. Esto pasa en todos los aspectos de la vida.

Hace muchos años un gran entrenador me dio una gran lección: «el ser humano no tiene una relación honesta ni objetiva con sus resultados. Siempre busca ponerle excusas, justificaciones, defenderse o hasta negarlo. Si realmente fuera honesto con sus resultados comprendería tres cosas importantes: primero, qué creencias habitan en su mente; segundo, cómo impactan sus acciones; tercero, y finalmente, cuál es su verdadero propósito o razón de hacer por lo que dice que hace las cosas».

¿Qué creencias viven en tu mente?

Podemos decirnos conscientemente que queremos una cosa, pero si el resultado no es igual a lo que quiere, dice que en tu mente habita un alíen. Si, un alíen. Una creencia limitante anclada en tu mente sub consciente que ha sido parte de ti desde tu infancia y que sabotea tu energía, tu poder de atracción, tu campo de acciones y, por ende, tus resultados.

Puedes decir que no es cierto, que no la ves, que no la identificas, que no existe o que ya la has trabajado, pero si el resultado obtenido no es igual a lo que realmente deseas: quiere decir que sigue viva esa creencia. Eso es difícil de aceptar para mucha gente. Aquí es cuando muchos abortan la misión y piensan, pues «Dios no quiere que lo tenga, lo dejo en manos del Universo, no estaba destinado para mi o no tengo la energía para invertir en eso». Y ahí muere el sueño, las ganas, el verdadero esfuerzo de tu misión de vida y comienzas a vivir la vida que no es la que realmente quieres vivir. Ahí muchos tiran la toalla.

Hora de alinear tu mundo interno

Hace poco salió en las noticias de que el radiotelescopio más grande que existía en el mundo, El observatorio de Arecibo (en mi país Puerto Rico) iba a cerrar por falta de fondos. En una lucha por conseguir fondos para que sobreviviera, de un día para otro, los cables que sostenían el telescopio, se rompieron y el mismo se rompió. Eso mismo pasa con los seres humanos: hasta que algo no esta deteriorado o por romperse, no lo atienden.

Hemos aprendido a escuchar a todo lo externo (nuestros padres, familiares, amigos, educación, gobierno, religión, medios de comunicación, etc.), que no escuchamos, confiamos o ni siquiera sabemos lo que realmente nos viene diciendo nuestro mundo interno. Esa intuición la hemos echado a un lado, no confiamos en ella o sabemos que tenemos que embarcarnos en un camino nuevo y diferente. (Lo desconocido o incierto nos asusta, aunque la vida te esté diciendo que es el momento de dar el paso).

El primer paso es mirar qué creencias limitantes viven en nuestra mente. Hay tres creencias de las que he hablado mucho en estos blogs y ahora más que nunca están apareciendo en esta época a no poder evitar sentir o pensar. Estas creencias son: no puedo o no soy capaz, no soy suficiente y no valgo/no merezco. Busca en tu mente de qué manera estas creencias aparecen en sus actitudes, comportamientos, patrones que se repiten y, especialmente, en tus resultados.

Del ancla a la afirmación

Una vez hayas identificado las creencias que realmente han marcado tu vida y lo que más quieres que no acabas de lograr, hay que comenzar a trabajar con esas creencias. Esto se hace con el uso de afirmaciones. Una afirmación es un decreto corto, positivo, en el presente y que sirve para comenzar el trabajo de romper tu programación subconsciente. Ejemplo: «yo valgo», «yo merezco la abundancia que el Universo tiene para mi», «yo puedo», «yo soy suficiente», etc. Quieres empezar a repetir estas afirmaciones por lo menos 100 veces en la mañana y en la noche.

Las afirmaciones sin cambios no funcionan

Una cosa es identificar y estar dispuesto a trabajar con la creencia que sabes que vive en tu mente. Ahora, otra cosa es trabajar con dos aspectos importantes que definen qué haces con las nuevas creencias que van a impulsarte: cómo ves las cosas y de quién te rodeas para hacerlas. Muchas veces estas creencias limitantes vienen con una energía cerrada, estrecha, escasa y condicional.

Vas a saber si estas nuevas creencias están funcionando cuando veas dos cosas ocurrir: cambia tu manera de ver las cosas (tus emociones van a decir mucho al respecto) y la manera en que abres tu mente, tu campo de acciones y tu disposición de elegir con quiénes quieres trabajar o a quiénes requieres sacar o limitar su espacio en tu vida.

No confundas esfuerzo emocional por recompensa o expectativa

Una de las razones por las que mucha gente prefiere no encaminarse hacia su realización interior o su desarrollo personal hacia su próximo nivel, es porque quieren «recompensas inmediatas». Este esfuerzo va a ser emocional. Si, vas a enfrentar con toda probabilidad incomodidad, cosas que no te gustan, que te duelen, que no deseas escuchar, pero ahí es donde vive quién eres, tu resiliencia y el nacimiento de tu verdadero SER.

Esto es un proceso. Es diferente para cada persona. No es igual para cada persona. Dos personas pueden tener rutas similares, pero tiempos de manifestación muy diferentes. ¿Porqué? El trabajo de sanación interna no viene con fecha de expiración, caducidad o cuándo se realiza. Ese gota a gota, paso a paso, momento a momento. Como bien dicen: sabrás que has aprendido la lección cuando ya no la sigues repitiendo.

«Siempre vas a recibir lo que crees, no lo que quieres»

Digamos que tu «Master Class» o sabrás que has llegado a tu nivel de maestría de vida, cuando comience a tener una relación objetiva con tus resultados. Cuando aceptes que si algo no se ha manifestado en tu vida es porque vive en tu mente una creencia limitante. No busques justificar con algo externo y toma 100% responsabilidad. Nadie te hace nada, tú eliges lo que quieres creer, hacer, manifestar y recibir. ¿Qué vas a hacer al respecto?

silhouette photography of person
Tus resultados son un reflejo de tu mundo interior.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: